Lobe Huesca, el día perfecto

Si alguien desde el club hubiera escrito el guión de la pasada jornada, seguro que no hubiera escrito una noche tan mágica. A 40 minutos para el inicio del choque, las inmediaciones del Palacio de los Deportes ya eran un hervidero de gente que acudía a la llamada del Lobe Huesca para certificar la salvación.

Todos los medios de comunicación oscenses, estaban especialmente sensibilizados desde la derrota en Canarias y la afición respondía, demostrando una vez más, que el corazón de la ciudad, en lo que a deporte se refiere, es blanco y verde. Más de 1.00 personas, en una interminable fila se agolpaban a las puertas del Palacio de los Deportes cuando el speaker presentaba los conjuntos.

El conjunto de Lobe Huesca iniciaba un primer cuarto trepidante, con Franklin y Leonavicius, como armas letales. Todo el equipo remaba en una misma dirección, con un Orfila que levantaba al público con su garra y coraje, permitiendo segundas opciones a los peñistas y con un Herrero, que asumía el mando y su condición de capitán. Al final del primer cuarto, el 21 – 12. En el segundo cuarto, Lobe Huesca defendía con coraje y robaba el balón para realizar algunas jugadas vistosas y espectaculares.

Durante el segundo cuarto, el Lobe Huesca conseguía una renta hasta los 18 puntos, pero el U.B La Palama pronto contrarestó con un parcial 0-9, merced al desacierto en ataque del conjunto oscense. Al final 33-25 se llegaba al descanso.

En el tercer cuarto, el trío Leonavicius, Franklin y Herrero, ponían la directa y ya se viviría de rentas un partido totalmente controlado por los altoaragoneses. El conjunto canario no bajó los brazos en ningún momento pero se veía superado por el vendabal de juego peñista. Un parcial en el tercer cuarto de 23-10 dejaba el partido visto para sentencia.

Los últimos 10 minutos fueron una auténtica fiesta. Peñas no bajó el pistón y La Palma al menos igualó las fuerzas en este cuarto tramo del partido. Al final, 71-49 con un Jorge Lafuente que anotaba la última canasta de Lobe Huesca esta campaña.

Al final del partido una gran fiesta, con un San Lorenzo anticipado. El público, como si de sus toreros de antaño se tratase volvió a reclamar a los jugadores a la pista y los despidió con una gran ovación. El Palacio atronaba la laurentina danza de las espadas acompañado con una grada que bailaba la canción de su ciudad, popularizada por los “Danzantes de Huesca”.

 

Fuente: cbphuesca.es

grupolobe

grupolobe

Leave a Comment