Certificación oficial Passivhaus Residencial Basa de la Mora I

El 15 de marzo se presentó en Zaragoza con la asistencia de representantes del Gobierno de Aragón y del Ayuntamiento de Zaragoza, el Residencial Basa de la Mora, un proyecto de 165 viviendas que se convierte en el edificio Passivhaus de mayor tamaño construido en la comunidad aragonesa. Segundo edificio de viviendas construido en Aragón y cuarto de España.

Grupo Lobe se adelanta a la directiva europea de edificación de consumo casi nulo obligatoria para el año 2021 y confirma su estrategia con la certificación de un segundo edificio de viviendas mediante estándar Passivhaus.

El grupo empresarial pretende construir más de 1.700 viviendas (libres y protegidas) mediante el exigente estándar de construcción en las ciudades de Zaragoza, Madrid y Valencia en los próximos años ( hasta 2021) convirtiéndose en el mayor operador nacional en construcción Passivhaus, el estándar mundialmente más exigente en materia de eficiencia energética, que supone grandes ventajas para el usuario final en términos de ahorro de energía, confort y bienestar.

El edificio, con más de 20.000 m2 construidos del que se ha finalizado su primera fase, supone la primera construcción a gran escala en la comunidad mediante el concepto Passivhaus, dónde hasta ahora las referencias eran escasas viviendas unifamiliares.

Las viviendas han obtenido la certificación oficial Passivhaus Classic que otorga el instituto alemán, organización responsable del estándar y que promueve este tipo de construcciones desde hace ya casi 30 años. Se trata de un estándar que comenzó como un concepto de construcción en centro Europa y hoy día puede ser implementado en todo tipo de edificios de cualquier parte del mundo suponiendo ahorros en demandas de climatización de hasta un 90% en comparación con construcciones existentes.

El edificio se ha diseñado, construido y certificado aplicando los exigentes principios de este estándar que consiste en emplear altos niveles de aislamiento, carpinterías y ventanas de altas prestaciones, un tratamiento de los puentes térmicos, disminución de las infiltraciones de aire y una ventilación mecánica con recuperación de calor.

La edificación pasiva debe tener una demanda de energía para calefacción y refrigeración menor o igual a 15kWh/m² al año; una demanda de energía primaria menor o igual a 120kWh/m² al año; y la práctica ausencia de infiltraciones de aire en el interior de la vivienda comprobado con un ensayo de presión denominado Blower door.

“Construyendo mediante el concepto Passivhaus estamos poniendo en crisis el modelo anterior, apostando por sostenibilidad que es garantía de innovación y aceptación social y poniendo el foco en el usuario final, pues se han obtenido muy buenos resultados energéticos tanto para el período frío como el cálido que supondrán altos beneficios en términos de ahorro y confort para sus propietarios”. Pablo Carranza. Arquitecto, director de sostenibilidad y eficiencia energética. Grupo Lobe.

Juan Carlos Bandrés, Director General de grupo Lobe indica que “entre estos proyectos se encuentra el primer edificio Passivhaus Plus de España, también 0 emisiones ganado en concurso público de viviendas VPO, que se encuentra en proceso de tramitación de licencia y que se construirá en Zaragoza”

José Luis Soro ha destacado que la producción de viviendas que consuman la mínima energía necesaria, y, en la medida de lo posible, procedente de fuentes renovables, no son solamente una parte de las estrategias para luchar contra el calentamiento global y el cambio climático. “Son, además, una manera eficaz de reducir la hipoteca energética que debe soportar cada hogar” ha señalado Soro quien ha añadido que “el coste de la energía consumida al año en cada vivienda empieza a acercarse mucho al de la hipoteca correspondiente a su compra”

La construcción de este edificio se enmarca en el contexto del edificio de consumo casi nulo o nearly zero energy building (nZEB) en el que la directiva europea 2010/31 relativa a la eficiencia energética en edificios obliga a los países miembros a definir un estándar normativo conocido como el compromiso de los “cinco veintes” consistente en un 20% de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, 20% de reducción del consumo de energía y un 20% de incremento en energía procedente de fuentes renovables, todo ello para los edificios que se construyan a partir del 31 de Diciembre de 2020.

Vídeos relacionados:

grupolobe

grupolobe

Leave a Comment