Jornada Eficiencia Energética en el Sector Inmobiliario

 

Este mes tuvo lugar en Madrid la jornada Eficiencia Energética en el sector inmobiliario del siglo XXI, el punto de encuentro de arquitectos, representantes de la Administración, constructoras, promotoras y Socimis que se dieron cita para abordar algunos de los retos del sector en materia de sostenibilidad y la necesidad de adaptarse a los nuevos requisitos normativos de la UE.

Sólo faltan dos años para que entre en vigor la normativa que obliga a los países miembros de Unión Europea a ser más eficientes energéticamente, un reto que afecta especialmente al sector de la construcción. Bajo este escenario tuvo lugar el encuentro que trató temas acerca de cómo afrontar este nuevo modelo edificatorio en el que la eficiencia energética y la sostenibilidad de la edificación son clave desde el punto de vista de empresas promotoras, constructoras, arquitectos y empresas del sector financiero.

Este encuentro organizado por EXPANSIÓN y Su Vivienda -El Mundo y patrocinado por Grupo Lobe puso también en valor la importancia de una certificación que acredite la sostenibilidad de los edificios. En este sentido se destacó como más exigente en materia de eficiencia energética el sello Passivhaus, que verifica cinco principios: un adecuado aislamiento térmico, una carpintería de altas prestaciones, la estanqueidad que evita filtraciones de aire, ausencia de puentes térmicos y ventilación con recuperación de calor.

José Manuel Calvo, titular del área de gobierno de desarrollo urbano sostenible del Ayuntamiento de Madrid, aseguró que el consistorio trabaja en dos prioridades estratégicas: por una parte, un cambio en la cultura de movilidad y, por otra, la eficiencia energética y la mejora de la calidad de los edificios.

En el caso de las promotoras y constructoras Grupo LOBE es una de las empresas que ha integrado la sostenibilidad en su ADN, que se planteó lo que quería ser y apostó por el ahorro energético como valor diferencial. “La empresa vio que se estaba configurando un nuevo escenario y decidió ofrecer un producto con el que conquistar al cliente”, explicó Juan Carlos Bandrés, director general de la compañía.

Bandrés advirtió que un objetivo de su plan estratégico es que todo su producto cuente con Passivhaus –certificación de consumo casi nulo que implica ahorros energéticos de un 90% frente a construcciones existentes y del 75% frente a nuevas construcciones–.

En este sentido, Pablo Carranza, director de eficiencia energética y sostenibilidad de Grupo Lobe, explicó que la compañía prevé construir en los próximos años unas 1.500 viviendas mediante el estándar Passivhaus. “Se trata del proyecto más ambicioso en este país en el ámbito de la edificación de consumo casi nulo”. También avanzó, como ejemplo de que esta compañía aragonesa nunca para de evolucionar, que: “Nos hemos presentado en un concurso público de vivienda protegida del Ayuntamiento de Zaragoza, en el que hemos incluido la certificación Passivhaus Plus con la generación in situ de 166 Kwh/m2a y la monitorización de consumos energéticos mediante un proyecto de IoT”.

Al final de la jornada, se presentó la mesa protagonizada por las Socimis, representadas en esta ocasión por Merlin Properties, Azora y Vitrubio Real Estate, donde se debatió sobre la relación entre inversores y sostenibilidad, y cómo ésta afecta positivamente a la rentabilidad de las operaciones. Para Javier Zarrabeitia, director de oficinas de Merlin, la eficiencia y la sostenibilidad son dos temas que están actualmente en la agenda. “Un edificio se revaloriza cuando es sostenible. No es fácil medir ese retorno”, apuntó. Eduardo Rodríguez, director técnico de Azora, y aseguró que, aunque queda mucho por hacer, ya existe una conciencia respecto a la importancia de este tema. Para el gerente de Vitrubio, Raúl González Quintana, los inversores empiezan ya a mostrar su preocupación por conocer si las compañías aplican una política social sostenible y recuerda que los beneficios de un edificio eficiente energéticamente repercuten en el cliente final y, por lo tanto, debería reflejarse en las rentas de los inmuebles. Como conclusión de la mesa, todos ellos coincidieron en que la eficiencia energética y la sostenibilidad son un valor añadido por el que los inversores están dispuestos a pagar más.

Imágenes y declaraciones cortesía Unidad Editorial.

 

Más información:

Expansión.com: http://www.expansion.com/empresas/inmobiliario/2018/06/20/5b2a4c00e2704e3e9b8b45f8.html

El Mundo.es : http://www.elmundo.es/economia/vivienda/2018/06/15/5b22a38fca474195358b45b4.html

grupolobe

grupolobe

Leave a Comment